Santo Tomás de Aquino

Santo-Tomás-de-Aquino

¿Por qué Santo Tomás es patrono de FASTA?

Un antiguo dicho reza: “quien marca un nombre, marca un destino”. Y así es como, desde los comienzos mismos de nuestra institución y desde su nombre propio, está presente este gran santo. Tomás de Aquino es nuestro patrono, modelo y guía. Nos enseña nuestro Padre Fundador que “Santo Tomás no es simplemente un filósofo. Es un teólogo. Y más que un teólogo, es un santo. La preocupación de los santos es siempre la salvación. De manera que no estamos frente a un “intelectual” que nos va a aclarar a través de una serie de razonamientos qué cosa es o no es para él el conocimiento científico”.

Debemos recordar que, como hijos de la Orden dominicana, hemos recibido una herencia espiritual, que se concretiza en los santos que nuestro Padre Fundador siempre nos ha invitado a mirar. “El Patriarca Domingo y los santos y beatos dominicos son los modelos concretos de santidad que la Orden pone a nuestra consideración, no sólo para admirar sino, con las particularidades que introducen en el tiempo y la realidad personal, también para imitar” (Fr. Aníbal Fosbery, Espiritualidad de Fasta, p. 35)

Y ante la pregunta que nos hacemos, de por qué santo Tomás es patrono de Fasta, conviene que recordemos aquí las enseñanzas de nuestro Fundador: 

“Nosotros, como miembros de Fasta, lo tenemos de patrono a Santo Tomás de Aquino. Nosotros, miembros de Fasta, tenemos la misión, lo dicen nuestros Estatutos, y lo dice nuestra historia, de instaurar de nuevo la cultura católica, de evangelizar la cultura, de evangelizar la familia, de evangelizar la juventud. Por algo tenemos a Santo Tomás de patrono. Santo Tomás tiene que mostrarnos este camino de restauración interior, desde el cual después, se puede proyectar la restauración exterior de las cosas.

Tenemos que pedirle entonces a Santo Tomás que interceda por nosotros, que nos haga fieles a este mandato, que nos permita prepararnos para este gran desafío. Es muy difícil. Hay que prepararse, los que pueden rezar, que recen; los que pueden acompañar con su plegaria, que lo hagan; los que pueden acompañar con su tarea apostólica, que nos acompañen. Los que pueden estudiar y penetrar estos grandes temas, que lo hagan”. (Fr. Aníbal Fosbery, Vida de santos, pág. 471-472).

También, Santo Tomás de Aquino, cobra un papel central dentro de Fasta por su patrocinio sobre las instituciones católicas

“El 4 de Agosto de 1880 (León XIII) va a promulgar un Decreto por el cual lo instituye a Santo Tomás de Aquino como Patrono de las universidades y colegios católicos, tratando de mostrar entonces que estos centros de educación católica, tanto los colegios como las universidades, tienen que ser heraldos que llevan adelante la instauración de la doctrina de Santo Tomás, para poder desde ahí elaborar una auténtica restauración del orden cristiano que se ha quebrado por la agresión de la modernidad. 

Esta fiesta, nuestra Orden Dominicana, la festejó siempre el 13 de noviembre. Después, cuando se hizo el cambio de calendario litúrgico, esta fiesta desapareció, pero nosotros en Fasta pedimos a nuestros obispos que nos autoricen a volverla a festejar, y por eso en todos los centros de Fasta, el 13 de noviembre se festeja el patronazgo de Santo Tomás sobre los colegios y universidades católicas” (Fr. Aníbal Fosbery, Vida de santos, pág. 467). 

“Que la conmemoración de este gran santo nos ayude a recobrar el sentido de lo que hacemos. La misión no es fácil, pero tenemos la certeza de tener buenos referentes que nos guían en este caminar. “Esta no es una misión para que haga uno solo, por eso somos una Fraternidad. Por eso integramos comunidades, convivios, comunidades apostólicas, colegios y universidades. Entonces este gran desafío, esta gran tarea de evangelización, que es una tarea de integración y de restauración, la hacemos como Fraternidad. La hace Fasta. Nadie la puede hacer en particular. Nadie puede pretender desde él mismo responder a estos desafíos solo, lo hacemos como comunidad, como soldados de Cristo, como un gran ejército que sigue a su Maestro y Señor hasta la Gloria. Lo hacemos amando a la Patria (…)

Pidámosle a Santo Tomás que nos dé la Gracia de ser fieles a la misión que nos ha encomendado la Iglesia. Y que nos dé la Gracia de trabajar con denuedo, esfuerzo entusiasmo, alegría y esperanza, en esta tarea de restauración de la cultura católica”. (Fr. Aníbal Fosbery, Vida de santos, pág. 471-472).

 

Tomás de Aquino, en Historias, recuerdos y poesías.

03-05-07

Cómo cambiaste mi vida

querido Aquino, 

aprendí a mirar los seres

adentro mío, 

descubriendo lo que pasa

por el camino

y entendiendo que las cosas

tienen destino.

 

He hundido mis sueños

hasta en lo mítico, 

para que tu me muestres

el cosmos mismo

y yo vea claro, 

sin desatinos, 

porque mi alma quiere

leer los signos.

Cómo puedo quedarme

así, invadido, 

por tu lúcida palabra

de padre mío.

Si no escribiste más

es porque Cristo

quiso mostrarte un día

el ser divino.

Comparte esto