Una vocación dominicana nacida en el seno de Fasta

María Mercedes Monestés descubrió su vocación religiosa participando de Fasta Córdoba, en su admiración por Santa Catalina y Santo Domingo.

El sábado 10 de diciembre Sor María Mercedes de la Encarnación Monestés OP realizó su profesión solemne en la celebración eucarística que fue presidida por el Prior Provincial Fr. Juan José Baldini OP en la Iglesia del Monasterio Santa Catalina de Siena de Córdoba.

Siendo Egresada del colegio Fasta Santo Domingo de Guzmán, jefa de distintas secciones del Ruca Chapelco y delegada de la Región Centro, quien fue consagrada monja dominica contemplativa explicó “descubrí mi vocación a la orden en Fasta. En primer lugar, gracias a Santa Catalina, porque veníamos a visitar este monasterio cada 29 de abril, y después por Santo Domingo nuestro Padre, un hombre de Dios que buscaba llevar las almas al Señor y que se compadecía por todos los que no lo conocían. Fue esa angustia de Santo Domingo lo que me empezó a generar mucha inquietud adentro. Veía que todo lo que hacía era muy bueno, pero no me llenaba y vi que con la oración uno podía abrazar el mundo entero y eso definió mi ingreso al monasterio. Realizar mi profesión solemne me llena de alegría porque me he consagrado para dar gloria a Dios, bendecirlo y alabarlo, y también para llevar muchos hermanos a Él”.

Su entrega a la Orden y el cariño a Fasta

María Mercedes es hija de los milicianos oficializados Cristina Pettit y Norberto Monestés, quien además es asesor del Directorio de Fasta, y es hermana del actual representante legal del colegio Fasta San Alberto Magno de Jujuy, Juan Francisco.

Así es que su vida con Fasta y con la Orden Dominicana no se une solamente en el amor por su profesión religiosa sino también por su familia y los recuerdos de sus primeros pasos en su camino espiritual.  Sor María Mercedes luego de su profesión solemne expresó “les pido que recen por mí. Yo estoy rezando mucho por Fasta en estos 60 años, también en la partida del Padre Fosbery que para mí ha sido un padre, pero también un hermano y al que lo quiero mucho. Los acompaño con mi cariño y oración y sigan adelante cumpliendo con la misión y la vocación que la Iglesia les pide”.

Fasta nace del corazón de la Orden Dominicana

Como fruto del carisma de nuestro Fundador,  Fasta recibe la espiritualidad dominicana. Es decir, seguimos el estilo de Santo Domingo, como modo de vida de nuestra vocación cristiana, basándonos en sus cuatro pilares: la vida fraterna en comunidad, el estudio, la oración litúrgica y los consejos evangélicos.

Fray Aníbal Fosbery fue ordenado sacerdote de la Orden de Predicadores el 6 de diciembre de 1959. Luego fue enviado a Roma donde se doctoró por la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino, y estando allí fue testigo de los nuevos bríos que el Espíritu Santo daba a la Iglesia con el Concilio Vaticano II. Dando respuesta al llamado de promover la participación de los fieles laicos en la misión y la vida de la Iglesia, y estando nuevamente en Argentina, fundó Fasta el 7 de octubre de 1962.

 

 

Comparte esta noticia

Noticias relacionadas

Suscríbete a
+Cerca

y empieza a recibir
noticias, novedades, actividades y recursos formativos de tu interés
¡por tus canales favoritos!